Historia “Viaje a lo desconocido” por Mirada Intensa

Eran las tres de la madrugada del 27 de octubre del 2020 y el teléfono sonó. Saque mi mano por debajo de mi sabana para dirigirla a la mesilla y conteste. Al otro lado una voz temblorosa y agitada me hablo:

-Dunia perdona que moleste a estas horas, pero Isaac acaba de decirme, que ha visto algo raro en la excavación y como aún tengo que descansar por la caída… -María

-¡¿Y cómo esta Isaac?! -pregunte sorprendida creyendo que estaba soñando -Esta sin moverse en el refugio y es conveniente que vayas -María

-Ya te comunicaré -Dunia

Al colgar el auricular dirigí mi mano hacia el interruptor de la luz. Casualmente la bombilla se fundió, y tuve que levantarme a oscuras. Aunque mis ojos estaban acostumbrados, a bagar en la más absoluta obscuridad, mi rodilla tropezó con la esquina de la cama, mientras me vestía. Pese a que notaba dolor al caminar, me dirigí a mi destino. No podía dejar solo a Isaac ,y mucho menos la excavación científica, que yo misma había empezado con ayuda de Isaac y María. La idea me vino al leer un artículo de mi revista favorita de ciencias y medicina, en aquella tarde calmada de nubes, desde mi cabaña en tierras monegrinas.

Al bajar las escaleras, que conducían al vestíbulo, mi rodilla izquierda seguía resentida, y el dolor me hizo tambalearme y mover mi titulo de ciencias y medicina, con el roce de mi cuerpo. Cogí las llaves de mi 4×4, que estaban colgadas junto a la mesilla de entrad, y me dirigí al garaje. Al subir y mirarme por el retrovisor, vi una sombra, que me resultaba familiar. Mis dotes videntes, me decían, que algo extraño y sin explicación, ocurriría en un lugar oscuro que desconocía por completo.

El recorrido, hacía la excavación en tierras monegrinas, fue corto. Una vez había cerrado las puertas, una luz del norte me cegó. Se fue acercando, poco a poco, hacía mí, haciéndome esconder entre unos matorrales. Al instante mis pies se deslizaron y caí por un agujero. Mis ojos me dolían por el cambio brusco de la luz ala oscuridad. Note un leve soplido en mi cabeza producido por un aleteo. El chillido de aquello, se me clavo en los oídos, creyendo que se rompían… Caí en algo que se quebró en mi descenso. En sus manos, tenía un quinque, donde prendí fuego con mi encendedor. Al ver su rostro me asuste, comprobando que se había deteriorado con los años. Salí del amasijo de huesos, y me encamine en busca de una salida. Las telarañas me impedían avanzar, pero tuve que traspasarlas, aún sabiendo que tengo un pánico horrible a sus creadoras. Cuando vi una gran puerta, tuve la obligación de no entrar; había leído sobre leyendas mitológicas, que el cancerbero protegía una puerta que llevaba al submundo, y aunque no veía ningún perro de tres cabezas seguí caminando. Cuando ya estaba cansada de andar y pensando que no saldría de ahí, vi la causante de estar ahí. Mi curiosidad pudo y sin saber como aquello me arrastro.

Regrese al mismo lugar algo alucinada, porque no sabía si todo aquello había sido real o sólo había pasado en mi subconsciente o había sido una premonición. Encendí mi linterna y fui al encuentro de mi amigo. Mis pies avanzaban sigilosamente, al tiempo que desconcertada, me preguntaba dónde estaba aquel quinque, que me alumbró en aquel lugar oscuro y dónde había estado la linterna que ahora me estaba alumbrando.

Para que lsaac supiera, que había llegado al refugio, le hice las mismas señales con la luz de mi linterna, que siempre nos hacíamos.

-El tiempo de tu llegada se me ha hecho eterno. Creía que el destello procedente de tu reflector, era el extraño resplandor que hace tres horas me cegó. Quise llamarte a ti en vez de María, pero no sé como la llame a ella -lsaac decía al tiempo que yo entraba.

– ¡¿También tú la has visto?! Yo creía que no había sido real o que sólo había pasado en mi subconsciente…

-Yo también sentí esa sensación -interrumpió lsaac

-Luego creí, que lo que me había pasado en un viaje a lo desconocido, fue una adivinación. Dime ¿sólo viste una luz? ¿te llevo a un lugar oscuro? -Dunia

-Sólo vi un fuerte esplendor -lsaac

-A ti no te arrastro a ningún sitio, porque estabas aquí dentro… ¡Uf! Estoy teniendo la premonición, que debo encontrar en aquel sombrío lugar. Ya mañana se lo diremos a María, le prometí comunicarle todo lo que nos ocurriera -Dunia

Apenas pude dormir, quizás me traspuse dos o tres veces. Cuando amaneció, ninguno de los dos pudimos pegar ojo, así pues cogimos nuestras mochilas y nos fuimos en mi 4×4, puesto que el de mi amigo estaba más escondido que el mío. Al subir me di cuenta, que ese no era el mismo sitio donde lo había dejado. Mire por el retrovisor para dar marcha atrás y volví a ver, esa sombra familiar a lo lejos detrás de unos matorrales, junto aun árbol torcido. Aquella imagen la grabe en mi mente y así en el momento que regresáramos la investigaríamos.

A las cinco horas tomarnos y María nos acompañó, porque el médico le había dado de alta. Miramos junto al árbol, y efectivamente había un agujero escondido por la maleza. Nos coloquemos las cuerdas y bajamos. En el subsuelo, aún estaba aquel amasijo de huesos, que había aplastado la última vez, que estuve ahí. Pasamos por el mismo lugar, hasta llegar a la misteriosa puerta. Esta vez entramos por curiosidad y la misma luz, que nos había hipnotizado el día anterior, nos acompañó hasta un atril ,donde había un baúl, que abrimos con detenimiento. Ahí se encontraban unos pliegos, una pluma de oro, 60 escudos de oro, 1 anillo adornado con un zafiro, 5 anillos de oro y 1 cadena de oro valorada en 20 escudos. Muy cuidadosamente, cogí el pergamino, para que no se estropeara, y empece a leer en voz alta:

“Mi destino quiso, que naciera en la época del Renacimiento, en la localidad de Villanueva de Sigena el 29 de septiembre de 1511, lugar de la provincia de Huesca, a unos 65 Kms. de la capital. Situada al norte de la gran plataforma de Alcubierre (sierra de Sigena). Dicho pueblo, fue fundado por las monjas del Real Monasterio de Sigena.. Fue un periodo marcado, por el movimiento religioso de la reforma, cuyas repercusiones políticas, sociales y culturales sustrajeron a gran parte de Europa de la obediencia al papa y dieron origen a las iglesias protestantes (cuyos principales representantes fueron Lutero y Calvino). Fui perseguido, por aquellos que creían ser los mejores y los que destacaban por encima de todos. Por pensar libremente acerca de temas teológicos, fui llevado al tribunal religioso, creado para investigar y castigar los delitos perpetrados contra la fe. Aquellos tomaron la actitud de creer tener la verdad y no admitieron la mía. Aún sabiendo mi cruel destino, no me retracte de mis pensamientos. Los que me condenaron creían, que con ello defendían una doctrina, sin embargo no fue así, porque con ello se condenaban a sí mismos, por incumplir un mandamiento. Ellos sólo deseaban tener la razón. Yo sigo siendo honra de la humanidad, por mis descubrimientos, por mi dedicación a los enfermos y a los pobres, por la indomable independencia de mi inteligencia y de mi conciencia. Deseo que con este manuscrito, siga siendo en vuestros corazones, un sabio renacentista de merecido renombre universal, por mis saberes, descubrimientos y escritos en campos tan dispersos como las lenguas clásicas, la filología bíblica, la astronomía, la geografía, las matemáticas, la medicina, la psicología, la filosofía, la historia y la teología, así como por mis teorías radícales de refi1rma de la sociedad y del cristianismo, por las cuales di mi vida para convertirme en símbolo mundial de los perseguidos y aplastados por mis ideas originales e inconformistas. Ejercí como matemático, astrólogo, geografía, traductor de lenguas y médico, pero sobre todas las cosas, fui pertinable lector de las Sagradas Escrituras y apasionado teólogo. Siendo un personaje fascinante y obsesionado, por la búsqueda de un modelo de Cristianismo despojado de la formulación metafísica y deformadora de los Concilios. Pagué con mi vida, un mediodía de un frío 27 de octubre de 1553 dando alaridos de dolor por el fuego, que recorría todo mi cuerpo, y tardando dos horas en fallecer. Mi muerte, fue un valioso testimonio en defensa de la libertad de pensamiento, que no han podido silenciar ninguna de las Inquisiciones. Por el contrario, mi pensamiento y obras, quedaron a disposición de cuantos se esfuerzan en buscar la luz de la verdad y luchan por la dignidad humana, para alcanzar un mundo mejor. Mi testimonio y esto que habéis encontrado son mi mejor herencia”.

-¿No será una broma vuestra? Con esto no se juega -decía María mientras Dunia veía que la misteriosa sombra aparecía detrás del baúl y se iba aclarando

-¿Qué estas viendo? –lsaac

-A Miguel Servet -Dunia

-No sigas -María

-No es ninguna broma, esta ahí detrás del baúl. Vosotros no lo podéis ver, porque no tenéis el don que yo tengo de ver personas fallecidas -Dunia

-¿Y que hacemos con ello? -lsaac se refería al escrito y demás pertenencias.

-Llevarlo a su casa natal -Dunia

-¿Y no te lo quedas tú, tan admiradora que eres de él? -María

-Sí que me lo quedaría, pero es allá donde tiene que estar -Dunia

-¿Aún puedes ver a Miguel? -lsaac

-Ya ha desaparecido del todo. Él se ha aparecido, para decirme, que ha sido quien escribió estas líneas, y que regreso del más allá para dejarlo aquí -Dunia

Después de comprobar, lo que se encontraba ahí, y coger la pluma y dejarlo todo en mi mochila, nos encaminemos hacia la superficie. Una vez fuera, el agujero se cerro completamente. Atónitos por lo sucedido, nos fuimos a Villanueva de Sigena a llevar lo encontrado. Allá nos lo agradecieron.

A lo largo de muchas excavaciones, había encontrado diversas antigüedades dignas de museos, pero nada se podía comparar con el tesoro, que habíamos hallado de mi admirador médico. Aquella sensación de felicidad fluía como la sangre, cuando él descubrió la circulación pulmonar.

Aquí  escribo la poesía dedicada a él:

¡OH, MIGUEL SERVETO!

Anuncios

~ por Mirada Intensa en octubre 16, 2008.

Una respuesta to “Historia “Viaje a lo desconocido” por Mirada Intensa”

  1. Ahora mi pseudonimo no es “Nhey”, lo he cambiado por “Mirada Intensa”.
    Y he publicado mi primer libro “Mirada Intensa”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: