Relato Corto “Mirando por la ventana” por Mirada Intensa

Aquel 14 de Diciembre del 2001 amaneció blanco. Las voces que estaban al otro lado de la radio transmitían que las carreteras estaban incomunicadas por la fuerte nevada en Fraga. Ese temporal traspasaba la incertidumbre de los miembros de UME FRAGA cuando la emisora avisaba un accidente en el área de servicio de Bujaraloz.

La angustia acompañó los diferentes pensamientos del subconsciente de los miembros. A Eva la médico de guardia y jefe de servicio le vinieron a su memoria el voluntariado a México; aquella mirada la más dulce y limpia, aquella sonrisa especial que le trasmitía un niño, aquel tesoro que guardaba dentro: su cariño, dulzura, amor, delicadeza… Esos recuerdos le ayudaron a sobrellevar la ansiedad por saber si llegarían a tiempo y no saber llevar la situación. Mientras Carmela, la enfermera, miraba la nieve estrellarse, eso le hizo pensar en aquella casita solitaria que tenía junto al lago con ventanas de madera y rosales trepadores, donde las aves le acompañaban y los arboles la protegían.

Siempre que ella iba a socorrer a alguien necesitaba adentrar se a su paisaje favorito para no dejarse ,.c llevar por el miedo producido por la circunstancia. Aquel lindo lugar se desvaneció de su mente cuando Jesús, el conductor, piso el freno. Entonces la preocupación se apodero de todos hasta el momento que Jesús con su paciencia arreglo lo que impedía que las cadenas no funcionaran, fue gracias a un fiador de entubar. Cerradas todas las puertas de la ambulancia Javier , el técnico, miro a lo lejos de las esponjosas nubes preguntándose cuando dejarían de clamar agua, pidiendo piedad para que ese temporal cesase para llegar a tiempo al final del viaje.

El camino era tenebroso y espinoso pero debían seguir adelante; era misterioso, frío ya la vez el calor se sentía al no saber que les esperaba. Llegados al destino una muchedumbre les dejaba paso hasta el macabro accidente. Sus miradas iban dirigidas hacía el interior del coche. Ahí había una niña mirando tras la ventana con unos ojos de tristeza, nostalgia y el llanto fluyendo como manantiales y encharcando los amargos momentos del rescate; con lamentos y sollozos por parte de sus padres que salieron ilesos, ahí estaban inmóviles pero queriendo ayudar.

Todos los presentes estaban venciendo el temporal aunque resquebrajaban sus pieles, como si estuvieran en una gran sala, esperando que el dolor desapareciera pronto. Mientras tanto en el interior del coche el silencio fue el único amigo y la soledad la encargada del llanto. Siempre preguntándose “¿qué será de mí sin poder salir del pozo sin fondo que estaba metida? Ahí enterrada y olvidada sintiendo nostalgia del cariño de sus padres; sintiendo el dolor de las punzadas de un corazón herido y empezando a estar sin autoestima; sintiendo que su lucha estaba en las últimas; sintiendo el llanto resquebrajando sus mejillas y su piel; pensando si podría seguir disfrutando de la vida, de esos momentos lindos que recuerdas toda la existencia… Sentía el incierto mirar ausente de Sus profundos ojos que se estaban alejando del camino trazado por su apaciguante sonrisa, que al mismo tiempo era frívola como aquella nevada. Se iba metiendo por cada poro, como esa indecisión de su mirar que no sabe si quedarse o marcharse por el sendero trazado. Lo único que deseaba era dejar atrás sus preocupaciones iiiVuelve!!! No quería tener más lágrimas sin saber porque eres así…, de pronto la luz del interior interrumpió esas sensaciones y pensamientos y la alzo a los brazos de Eva y calmo todo el clima. Muy rápidamente y sin ningún movimiento brusco la aposento en la camilla, cuando comunico que no tenía ningún rasguño todos estaban seguros que era un milagro, porque la parte donde estuvo atrapada había quedado desecho.

La gente aún no había superado el temor, inquietos hacían preguntas sin sentido a Eva. La niña no podía hablar del susto recibido pero sus ojos trasmitían lo que estaba pasando por su interior, no deseaba recordar. Carmela deseaba que se sumergiera en su paisaje favorito para que le trasmitiera lo que en esos momentos necesitaba: olvidar lo sucedido. Ella tendría que seguir adelante y luchar aún con la corta edad que tenía.

Anuncios

~ por Mirada Intensa en octubre 17, 2008.

Una respuesta to “Relato Corto “Mirando por la ventana” por Mirada Intensa”

  1. Ahora mi pseudonimo no es “Nhey”, lo he cambiado por “Mirada Intensa”.
    Y he publicado mi primer libro “Mirada Intensa”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: